¿Alguna vez te has preguntado que es SAAS exactamente? ¿O quizá nunca habías oído hablar de este? Bien, puedes estar tranquilo. Nosotros conocemos hasta el último detalle de estas cuestiones y, precisamente por ello, vamos a tratar de arrojar algo de luz al respecto. De esta manera, podrás conocer exactamente en qué consiste y sus ventajas estarán plenamente disponibles para ti.

Como podrás comprobar, además, estos beneficios en cuestión son especialmente relevantes en el ámbito empresarial. Si los aprovechas debidamente, podrás notar una mejoría evidente en el funcionamiento de tu negocio. ¡Vamos allá!

 

¿Qué es el SaaS?

La mejor manera de responder a esta pregunta es comenzar diciendo que se trata de unas siglas. En efecto, la denominación SaaS corresponde a las palabras «software como servicio» (concretamente a su versión en inglés: software as a service).

Como tal, se constituye como un modelo de acceso a diferentes programas informáticos y aplicaciones construido sobre la nube. Es decir, consiste en la utilización de aplicaciones informáticas que no están almacenadas en el dispositivo en cuestión, sino en servidores que ofrecen su acceso a través de la nube. De esta manera, mediante internet, se puede acceder a la información, las funcionalidades y las opciones de un determinado software sin que este esté almacenado en tu dispositivo, sino en la cloud.

En este sentido, toda la infraestructura subyacente al uso del programa (tales como el middleware o el software en sí mismo) está plenamente almacenada en los servidores del proveedor de servicios informáticos. Acceder a ella es posible gracias a tu propio hardware, que se conecta, a través de internet, con la nube del proveedor. Para ello, es preciso contar con contratos de servicio adecuados.

¿Cómo es la estructura del SaaS?

La estructura de todo SaaS puede ser, en realidad, de tres tipos diferentes. El hecho de que en cada caso se trate de uno o de otro depende de cada proveedor, así como de lo que se esté buscando concretamente. En este sentido, podemos hablarte aquí de la posibilidad de acceder a una estructura:

  • Totalmente aislada: es la opción que más próxima se encuentra todavía al uso tradicional del software. Esencialmente,, se fundamenta sobre que cada sistema trabaja con una sola instancia de bases de datos para cada cliente, por lo que se exige la instalación limpia y plena del software para poder realizar cada trabajo correctamente.
  • Totalmente compartida: este es, sin duda, el esquema de estructura más ampliamente utilizado. Fundamentalmente, se construye sobre el hecho de que una única base de datos maneja la información de todos los usuarios que acceden al programa o aplicación en cuestión.
  • Multi tenants (o multi inquilinos): esta arquitectura se encuentra a mitad de camino entre la primera y la segunda. No está ni muy compartida ni muy aislada. Es decir, se usa una única base de datos, sí, pero se separa la información a través de esquemas o carpetas. Esto abre la puerta a la posibilidad de plantear un nivel de separación de datos muy seguro y confiable sin necesidad de realizar la instalación plena de la aplicación fuera de la nube.

La diferencia del software como servicio con el IaaS y el PaaS

Por otro lado, el IaaS o infraestructura como servicio (infraestructure as a service) consiste en un tipo de servicio informático que ofrece recursos de almacenamiento, proceso y redes de petición almacenados en la nube. Es decir, el hardware del cliente puede acudir al almacenamiento, procesamiento o petición de sus datos y trabajos en el hardware del proveedor, mucho más potente, al que accede a través de internet.

El PaaS o la plataforma como servicio (platform as a service) es un tipo de servicio informático que consiste en la prestación de servicios de programas sofisticados exigidos por un desarrolladores web de los que pueden hacer uso los clientess sin que necesariamente lo hayan configurado ellos.

De esta manera, es posible echar un vistazo a los tres casos a la vez. SaaS, PaaS e IaaS son servicios informáticos ofrecidos a un cliente por parte de un proveedor a través de la nube, la diferencia entre ellos es clara. Pero la IaaS ofrece infraestructura básica (memoria, capacidad de procesamiento, etc.), de manera que sustituye la falta de un hardware lo suficientemente potente para ello. La PaaS ofrece programas de desarrollo de aplicaciones complejas y sofisticadas, por lo que sustituye la tenencia de esta clase de plataformas avanzadas de desarrollo. El SaaS ofrece aplicaciones informáticas básicas que no es necesario instalar en el hardware del cliente, de forma que no consume sus recursos.

¿Qué ventajas tiene el SaaS?

Las ventajas ofrecidas por un servicio de estas características son muchas. Esto es lo que explica que, en la actualidad, sean cada vez más las empresas que tienen a implementar esta clase de herramientas en sus entornos.

Así, aunque es muy probable que, a partir de lo que te hemos comentado hasta este momento, ya hayas deducido muchos de los beneficios derivados de su uso, vamos a tratar de exponértelos aquí de manera más clara y directa. En este sentido, quedarás convencido de lo conveniente de su utilización.

Se trata de una solución cloud

Dado que es un servicio al que se accede y que se administra a través de la red, no es preciso contar con hardware excesivamente potente. La memoria y el procesamiento general de las aplicaciones se llevan a cabo en los servidores del proveedor.

Además, puede accederse en remoto. No es necesario utilizar siempre un mismo dispositivo, sino que cualquiera que tenga contrato de acceso a los servicios en la nube puede entrar en ellos y utilizarlos, independientemente del lugar en el que se encuentre. Esto flexibiliza enormemente la posibilidad del trabajo remoto, del uso de distintas sedes de trabajo o del uso simultáneo de mismas aplicaciones por parte de múltiples dispositivos diferentes.

Del mismo modo, todas las actualizaciones están siempre centralizadas y se realizan inmediata y simultáneamente. No es necesario ir añadiendo parches progresivos a los programas ni estar atento a posibles mejoras o cambios que no se estén aprovechando todavía.

Igualmente, dado que todo se almacena en los servidores del proveedor, este cuida continuamente de la disponibilidad y funcionalidad de todas las aplicaciones. Es decir, se cuenta con un servicio técnico permanente, siempre atento al correcto funcionamiento de todos los programas y servicios.

Es una solución segura

Una de las preocupaciones más comunes de todos aquellos empresarios que, como tú, hacen uso en mayor o menor medida de aplicaciones informáticas es la seguridad. Esto es así debido a que, cada vez con mayor incidencia, muchos ciberdelincuentes tratan de encontrar vulnerabilidades en diversos negocios para aprovechar posibles fugas de datos o de recursos.

Pues bien, aquí esta clase de preocupaciones pueden aminorarse. La razón se encuentra en el hecho de que el acceso a los programas se realiza a través de una red de comunicación muy avanzada. Existe, por tanto, todo un mashup de recursos tecnológicos ofrecidos por una empresa específicamente dedicada a ello que impide los problemas de seguridad. Uno de los frentes en los que los proveedores de SaaS invierten más cantidad de esfuerzo es el destinado a impedir que los datos privados no se infiltren nunca en la red pública.

Todo esto se logra sin necesidad de contratar a un equipo de ciberseguridad puesto que, como hemos dicho, el grueso de la responsabilidad por la buena funcionalidad de los software recae en el propio proveedor de tales servicios a través de la cloud.

Cuenta con unos precios muy competitivos

Partimos de la idea de que, de todo lo dicho hasta este punto, se deriva que:

  • No se precisa que el cliente tenga un área de trabajo especializada para dar soporte técnico al sistema.
  • No se requiere una gran inversión inicial en materia de dispositivos y hardware de potencia suficiente como para soportar el procesamiento de las aplicaciones.
  • No se exige la compra de una licencia específica y permanente de utilización del software, sino el mero pago de un alquiler o renta por el uso de esta clase de aplicaciones.
  • No es preciso que el cliente cuente con un departamento específico de soporte técnico para los sistemas, por lo que disminuyen sus gastos y el riesgo de pérdida de la inversión inicial.

¿Qué se concluye de todo ello? Muy sencillo: el precio que hay que afrontar para disfrutar de todas estas ventajas es altamente competitivo. Es muy poco probable que un sistema tradicional de propiedad del programa sea más ventajoso desde el punto de vista de los importes.

En conclusión, ya se puede decir que conoces detalladamente qué es SaaS. Además, dado que hemos profundizado en cuestiones como su arquitectura, cuentas con un conocimiento bastante detallado de la cuestión. Eso sí, en tu mano queda, como venimos diciéndote, aprovechar en profundidad todas las ventajas que te hemos ido comentando. En el caso en el que estés buscando soluciones de esta clase para tu empresa, entonces tan solo te queda tomar la decisión de implantar este tipo de programas en tu negocio. ¡Echa mano a los beneficios empresariales que ofrece la tecnología moderna!